07/10/2019 21:54:23
“Es responsabilidad exclusiva de los líderes políticos que están calentando la situación”, aseguró el secretario de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán.

Foto Nota
El Gobierno ecuatoriano ha acusado este lunes al “correísmo organizado”, en alusión a los simpatizantes del ex presidente Rafael Correa, de orquestar las protestas protagonizadas por sindicatos e indígenas contra la reforma económica de su sucesor en el cargo, Lenín Moreno.

El secretario de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, ha comparecido ante la prensa para denunciar los saqueos que se han producido en el marco de las protestas. “Es responsabilidad exclusiva de los líderes políticos que están calentando la situación”, ha afirmado, citado por el diario local ‘El Universo’.

En concreto, ha señalado a “los líderes indígenas, que no tienen control de la situación -sobre lo que está sucediendo y lo que puede llegar a suceder-” porque “el movimiento indígena (siempre) se ha manifestado en paz”.

No obstante, el portavoz presidencial ha apuntado igualmente a “infiltraciones” en el movimiento indígena. “Quienes están haciendo esto querían llevar Ecuador a Venezuela. Esto es el correísmo organizado”, ha sentenciado.

Las protestas contra Moreno arrancaron el pasado jueves contra la retirada del subsidio al combustible, que forma parte del conocido ya como “paquetazo”, el plan de ajuste exigido por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En estos días, una persona ha muerto, 14 han resultado heridas, entre ellas una grave, y 477 han sido detenidas, la mayoría por “actos vandálicos”, a causa de los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

Moreno ha declarado el estado de excepción, que estará vigente 60 días, y ha ofrecido diálogo, si bien ha aclarado que la reforma económica se mantendrá, incluida la retirada del subsidio al combustible.

A las protestas, que inicialmente estaban vinculadas a los sindicatos de transportistas, se han ido sumando colectivos. La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) también se ha declarado en estado de excepción, lo cual afecta a dos provincias, y ha emprendido una marcha hacia Quito con la que espera reunir en la capital a unas 20.000 personas el miércoles.

“En la CONAIE nos hemos declarado en la movilización indefinida en todo el territorio del Ecuador y en este momento nuestros pueblos y nacionalidades están movilizándose, avanzando a la ciudad de Quito, para poder rechazar estas medidas económicas que atropellan los bolsillos de los ecuatorianos”, ha dicho el presidente de la organización indígena, Jaime Vargas, en una rueda de prensa.

Tanto la CONAIE como el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) han ratificado este lunes el llamamiento a la huelga y a la movilización y han pedido a Moreno que derogue el decreto ejecutivo que elimina las ayudas públicas a la compra de combustible como requisito indispensable para sentarse a la mesa de negociaciones, según informa ‘El Telégrafo’.

DE ALIADOS A ENEMIGOS

Correa, que desde que dejó el Palacio de Carondelet en 2017 vive en Bélgica con su familia, ha culpado al actual mandatario de la “crisis moral” que sufriría Ecuador. “A Moreno, más aún por su traición, le quedó inmenso el traje de presidente”, escribió el pasado viernes en Twitter.

Moreno fue el vicepresidente de Correa durante la mayor parte de sus diez años de Gobierno. Le apoyó como su heredero político, si bien una vez que el otrora ‘número dos’ ascendió a la Presidencia se distanciaron hasta reconocerse como enemigos por las investigaciones de las nuevas autoridades sobre las supuestas corruptelas del ex presidente y su entorno.